A mi Madre.

Hoy por la mañana hablaba con mi madre, me pidió que le hiciera un trámite. 
Durante los 80's ella trabajo en un colegio como paradocente y necesitaba un certificado que acreditara la labor hecha en ese colegio. Me acerqué al colegio (en el que estudié durante dos años en la básica) y no quisieron extender dicho documento, un simple papel que dijera que mi vieja había trabajado ahí por dos años.

 

Con pena y frustración llamé a mi vieja para contarle que me había ido mal, con la voz contenedora de vieja luchadora me dice que estuviera tranquilo y que eso se arrancaba de nuestras manos.

 

Al rato me envía el siguiente mensaje :
..."Felipe tranquilo, si la gestión no resultó fue por algo,

como te dije la función laboral data del período de dictadura

en donde eramos un número, como te dije en el municipio no hay registro, fui funcionaria de la "Gran empresa que tuvo nuestro país" ,el POJH (Plan ocupacional para jefes de hogar).

 

La dictadura se encargó de borrar todo registro. 

Ya han pasado 34 años, el registro ha de quedar en el alma y en la mente de los que vivimos tal aberración, imagínate que nos pagaban $4.OOO mensuales, y tu madre, hacía largas colas de horas a todo sol, la mayoría de las veces con hambre y sed, el pago del sueldo lo hacían en un estadio. 

 

Nunca imaginé que una simple recomendación reviviera heridas que pensé, que por el tiempo estaban en el olvido.

Entonces la cicatriz está y al menor recuerdo aparece la herida con toda la violencia, como si esto me estuviera recién sucediendo. 
Un abrazo hijo mío, estuviste en mi vientre, en el paso de esos tristes y amargos momentos. 


Te Amo. 
Mamma Paska"...


TE AMO MI VIEJA HERMOSA